Ayudamos al desmontaje de ACAMPA. Tras tres días de evento en el centro de la ciudad sobre el derecho a refugio por causa de cambio climático, había estructuras, vallas… ¡hasta una réplica de un campo de personas refugiadas! que había que limpiar. Pues cuatro valientes estuvimos carretando, moviendo, subiendo, bajando, transportando… de todo. Acabamos cansados/as pero felices.